BLOG

Activos intangibles en Colombia y su tratamiento fiscal

Imagen de admin
Activos Intangibles
Intangibles
Activos
Colombia
Fiscal
Activos intangibles en Colombia y su tratamiento fiscal

Generalidades de activos intangibles

Activos que dan lugar a generación de valor en empresas y actividades productivas pero que no se gestionan de forma adecuada contable y fiscalmente.

La literatura financiera, administrativa y contable se refiere de forma extensa a los activos intangibles como el conjunto de activos inmateriales que posee una entidad u organización, y que son necesarios para el desarrollo de sus actividades económicas o empresariales.  En un sentido amplio se constituyen en el valor residual entre el valor de mercado de una organización o compañía y su valor contable.

El conjunto de activos intangibles están formados por activos de propiedad intelectual como:

  • Marcas

  • Patentes

  • Derecho de autor

  • Secretos industriales

  • Know-how,

  • Good-will 

  • Capital humano.

  • Entre otros activos identificados

El impacto de los intangibles ha estado subvalorado

Como parte de la gestión contable y financiera, los intangibles usualmente no se incluyen en los reportes financieros.  Sin embargo, diferentes estudios e investigaciones demuestran que su importancia en la valoración de empresas es fundamental:

En la anterior década de los 80, expertos en valoración de empresas consideraban que el 70% del valor de un negocio dependía de sus activos tangibles y un 30% de sus activos intangibles. Actualmente, se considera que un 80% o más del valor de un negocio depende de la gestión de los activos intangibles.

Una adecuada gestión y registro contable de los intangibles puede generar importantes beneficios económicos, eficiencias de negocio y racionalización de costos a futuro.

Desde el punto de vista de la gestión de intangibles, lo primero es identificar su valor y viabilidad de gestión contable. Allí, la NIC 38 enmarca a los activos intangibles desde la perspectiva de negocios, donde “las entidades emplean recursos, o incurren en pasivos, en la adquisición, desarrollo, mantenimiento o mejora de recursos intangibles tales como el conocimiento científico o tecnológico, el diseño e implementación de nuevos procesos o nuevos sistemas, las licencias o concesiones, la propiedad intelectual, los conocimientos comerciales o marcas (incluyendo denominaciones comerciales y derechos editoriales). Otros ejemplos comunes de partidas que están comprendidas en esta amplia denominación son los programas informáticos, las patentes, los derechos de autor, las películas, las listas de clientes, los derechos por servicios hipotecarios, las licencias de pesca, las cuotas de importación, las franquicias, las relaciones comerciales con clientes o proveedores, la lealtad de los clientes, las cuotas de mercado y los derechos de comercialización.

Herramientas de valoración y certificación

La valoración de intangibles se sustenta en prácticas financieras asociadas a mecanismos de valoración tradicional, como el flujo de caja libre proyectado o el costo de sustitución.  También, se complementa con mecanismos de valoración específicos, como el alivio de regalías o los costos de formación.

Las metodologías generales mencionadas se pueden aplicar tanto a los activos tangibles como a los intangibles.  La diferencia, es que los valores contables de los primeros se encuentran más ajustados a las realidades económicas de su valor en el mercado y se actualizan periódicamente sobre la base de avalúos, valorizaciones, depreciaciones/amortizaciones, reconociendo así las variaciones por su atractividad en el mercado y su uso en la operación. 

Sin embargo, para el caso de los activos intangibles, por su calidad de activos inmateriales y muchas veces por desconocimiento de su manejo contable, económico e incluso tributario, no son registrados ni reportados adecuadamente. 

Por tanto, los intangibles requieren de una evaluación de un tercero independiente para reportar su valor de mercado, y la definición del esquema de registro, pues el registro de activos intangibles formados (la mayoría) tiene varias limitaciones y no puede ser registrable en la contabilidad del dueño o titular del intangible, por razones normativas en el caso colombiano y de las NIIF. 

Por tanto, se debe obtener un avalúo de un tercero debidamente acreditado y establecer el esquema de incorporación contable para su adecuado registro y gestión.

Los activos intangibles aportan el doble de valor que los activos tangibles

En el estudio más reciente realizado por la OMPI (Organización Mundial de Propiedad Intelectual, 2017) sobre la productividad y retorno de los intangibles en las organizaciones, evidenció que si bien el talento humano y la fuerza laboral siguen siendo los principales generadores de valor en las compañías, la segunda fuente de valor gira entorno a los activos intangibles, por más del doble que los activos tangibles.

Adicionalmente, si se evalúa a la fuerza laboral por su conocimiento, manera de hacer las cosas (know-how) y las habilidades blandas (soft skills) junto con la articulación a la cultura organizacional, se pueden identificar otros activos intangibles, que si bien no son directamente apropiados por la organización, si tienen una incidencia en sus resultados.

El manejo fiscal de los intangibles en Colombia

La reforma tributaria de 2016 (Ley 1819) permite aprovechar los intangibles en Colombia y estableció el esquema normativo con lineamientos que brindaron más claridad para su gestión.

Por un lado, frente al costo fiscal de los intangibles, reglamentados en los Art. 53 y Art. 118 de la Ley, se establecen deducciones por amortización a partir del tipo de operación que la origine, y que varían en lapsos de tiempo entre 5 a 10 años:

  • Activos intangibles adquiridos separadamente. Hasta el 20% anual de amortización.

  • Activos intangibles adquiridos como parte de una combinación de negocios. Costo fiscal del contrato. No aplica para acciones o plusvalía (incluye intangibles no identificados individualmente).

  • Activos intangibles adquiridos por subvenciones estatales: Costo fiscal es equivalente al valor pagado más costos directamente atribuible para su puesta en marcha

  • Intangibles formados internamente.  Su costo fiscal es cero y no es sujeto a amortización si deben llevar contabilidad. Para quienes no están obligados a llevar contabilidad, su costo fiscal es 30% del valor de la enajenación.

Para lo anterior, se requerirán estudios técnicos para sustentar el costo fiscal del adquiriente en activos intangibles identificables 

Por otro lado, frente al IVA, el Art. 173 cobija a la venta o cesiones de derechos sobre activos intangibles asociados a la propiedad industrial

Finalmente, existen limitaciones a la deducibilidad de regalías. Allí, no se podrán deducir pagos de regalías entre vinculados económicos del exterior ni zonas francas correspondiente a un intangible formado en el territorio nacional (Art. 70). 

Para el caso específico de los beneficios tributarios en CTeI se modificaron: la deducción tributaria pasó del 175% del valor de la inversión en proyectos de CTeI a una deducción del 100% y un descuento tributario del 25% de la inversión realizada.

Las sociedades podrán deducir del impuesto sobre la renta el IVA sobre los bienes de capital utilizados en procesos productivos incluidas nuevas tecnologías.

Qué hacer para incorporar los intangibles dentro de la Compañía?

Si se ha identificado que existen intangibles que hacen parte de la operación central de una compañía, es importante gestionarlos adecuadamente.  Para ello, se sugieren 5 pasos para que la gerencia y sus colaboradores los aprovechen y moneticen como parte de su modelo de negocios.

  • Inventario de intangibles.  Detectar, definir y documentar los intangibles dentro de una organización, resulta ser la primera etapa del proceso de gestión.

  • Establecer el impacto de los intangibles en el modelo de negocio, para así entender el valor que agregan.

  • Valorar los intangibles de manera que se dimensione su efecto en la estructura financiera, contable, comercial y tributaria.

Optimizar el modelo de negocios de la compañía, donde se incorporen los  intangibles como generadores de valor.

Innosulting y Martinez Devia